Comentario al Evangelio según San Mateo 4, 18-22


Lunes I Semana

Tiempo de Adviento

30 de Noviembre de 2020

San Andrés, Apóstol


Evangelio


Ellos inmediatamente, dejando las redes, lo siguieron


+ Del santo Evangelio según san Mateo 4, 18-22


Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cuales estaban echando las redes al mar, porque eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y yo los haré pescadores de hombres”. Ellos inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.


Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y los llamó también. Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron.



Comentario al Evangelio


Hoy celebramos la fiesta del Apóstol Andrés, quien aparece en el Evangelio como un hombre generoso, abierto y entusiasta. El fragmento del Evangelio del día de hoy nos presenta el primer llamado de las dos parejas de hermanos, Simón y Andrés, Santiago y Juan, en donde se presenta de manera magistral lo esencial de la vocación al seguimiento de Jesús. La iniciativa es del Señor: los hermanos estaban dedicados a su labor cotidiana, cuando reciben el llamado de Jesús. Queda en evidencia que esa “palabra-llamada” es eficaz, creando en los corazones la disposición para una respuesta pronta y generosa: “dejaron las redes y lo siguieron”.


Cfr. Actualidad Litúrgica n. 259

Reflexionamos


· ¿Cómo respondes al llamado de Jesús?

· ¿Vives unido a Él?

· ¿Trabajas por Jesús y para Jesús?



Nos comprometemos


Responsabilidad: La responsabilidad presenta una condición relacional: entra siempre en juego un valor que insta a ser asumido y realizado y un ser humano que responde de forma positiva a tal llamada.



Conocer y reconocer tales valores constituye el acto de conocimiento y voluntad más fecundo que podemos realizar.

Gustavo Villapalos y Alfonso López,

El libro de los valores, Ed. Planeta, 2001.



La ambición nos aleja de los demás


El egoísmo inspira la actitud ambiciosa, y la ambición nos polariza en torno a nuestros propios intereses, nos enceguece para las necesidades de los demás.


Cierto día, hace de esto muchísimos años, un comerciante muy rico y avariento acudió a un sacerdote viejo y sabio en busca de consejo y enseñanza, éste lo llevó ante una ventana:

-Mira a través de este vidrio y dime qué ves –le dijo.

-Gente –contestó el rico.

Luego lo condujo ante un espejo, y le preguntó:

¿Qué ves ahora?

-Me veo a mí mismo –le contestó al instante el avaro.

-He ahí, hermano –le dijo entonces el santo varón-, que en la ventana hay un vidrio y en el espejo también. Pero ocurre que el vidrio del espejo está cubierto con un poquito de plata, y en cuanto hay un poquito de plata de por medio dejamos de ver a los demás y sólo nos vemos a nosotros mismos.

El tesoro de la juventud, Editorial Éxito, 1965.


San Andrés, Apóstol


Andrés y su hermano Pedro son pescadores de Betsaida. Es uno de los dos primeros Apóstoles que encuentran al Señor en las márgenes del Jordán. Él conduce a Pedro ante Jesús. La tradición afirma que fue crucificado en Patras, después de predicar el Evangelio en Grecia. La Iglesia de Constantinopla lo considera como “el primero de los llamados” y lo ha adoptado como patrono.




V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!


V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!


V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

97 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo