Comentario al Evangelio del 30 de julio

Jueves XVII Semana

Tiempo Ordinario

30 de Julio de 2020

Santa María de Jesús Sacramentado Venegas, virgen

Evangelio

Los pescadores ponen los pecados buenos en canastos y tiran los malos.

+ Del santo Evangelio según san Mateo 13, 47-53

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece también a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación.

¿Han entendido esto?”. Ellos le contestaron: “Sí”. Entonces él les dijo: “Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas”.

Y cuando acabó de decir estas parábolas, Jesús se marchó de allí.

Comentario al Evangelio

El mensaje principal de la parábola de la red es que Jesús nos confirma que en la Iglesia se encuentran buenos y malos y eso es según la voluntad de Dios. Es una invitación a estar atentos y no caer en la tentación de creernos una comunidad de puros santos. También Jesús nos da a entender que esta “mezcla” es sólo transitoria: “Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos”. Por tal motivo, debemos examinarnos continuamente, para ver si obramos conforme a la voluntad de Dios.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 257.

Reflexionamos

· ¿Han entendido esto?

· ¿Qué tan tolerante eres con los que no piensan como tú?

· ¿Vas sacando cosas nuevas y cosas antiguas en tu fe?

Nos comprometemos

Amabilidad: Abraham J. Heschel experimentó que los amigos le hacían bien, precisamente en su ancianidad: «Cuando era joven, admiraba a las personas sabias. Ahora que soy viejo, admiro a las personas amables». Una persona amable no juzga al otro. Se dirige a él afablemente, le sonríe, suscita en él nueva vida. La amabilidad nos pone en contacto con nuestra propia alegría y jovialidad, con la ligereza interior de nuestra alma. Es contagiosa, se irradia y hace bien a todos.

Anselm Grün,

(El libro de los valores, Santander 2007).

Cómo destruir a los enemigos

Una anciana le preguntó un día a Abraham Lincoln lo siguiente:

-¿Por qué usted se expresa amablemente de sus enemigos, si más bien debería de destruirlos.

-Señora –respondió Lincoln-, ¿acaso no los destruyó al convertirlos en mis amigos?

Armando José Sequera,

El libro de los valores y los antivalores, (México 2009).

Santa María de Jesús Sacramentado Venegas, virgen

Nació en una ranchería del estado de Jalisco en 1868. Deseosa de consagrar su vida entera al servicio “del amado y más hermoso Hijo de los hombres”, fundó en 1930 el Instituto de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, dedicado al cuidado de los enfermos y ancianos. Tras una vida extraordinaria por su caridad y compasión, murió el 30 de julio de 1959.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl