Comentario al Evangelio del 29 de mayo

Viernes VII Semana

Tiempo de Pascua

29 de mayo de 2020

Evangelio

Apacienta mies corderos, apacienta mis ovejas.

+ Del santo Evangelio según san Juan 21, 15-19

En aquel tiempo, le preguntó Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?”. Él le contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos”.

Por segunda vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”. Él le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Pastorea mis ovejas”.

Por tercera vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?”. Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería, y le contestó: “Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas.

Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”. Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo: “Sígueme”.

Comentario al Evangelio

Antes de concluir el Tiempo de Pascua con la fiesta de Pentecostés que celebraremos el domingo, dejando atrás el Evangelio de San Juan, cambiamos de escenario. Lo que hoy leemos en el Evangelio no pertenece ya a ese contexto de la Última Cena, sino a la aparición del Resucitado a algunos de los discípulos a orillas del lago de Genesaret. Nos situamos en el diálogo “de sobremesa” que tiene lugar después de la pesca milagrosa y el encuentro de Jesús con los suyos en el capítulo 21 de San Juan. En este diálogo el protagonista es Pedro, que es confirmado en la fe y en el amor a Jesús a través de tres preguntas con sus respectivas afirmaciones rota ésta última por el llanto. Tal vez en compensación de las tres negaciones por parte del príncipe de los apóstoles antes de la Pasión del Maestro.

Cfr. Actualidad Litúrgica n. 250.


Reflexionamos

· ¿Qué significa para ti “amar a alguien”?

· ¿Existiría un límite para amar a los demás?

· Ante la pregunta de Jesús, ¿Cuál es tu respuesta?

Nos comprometemos

Amistad: «Es el valor de dar importancia a los amigos, en demostrar que se ama, se aprecia y también se está dispuesto a hacer cosas sencillas y grandes por los demás. La amistad procede del mismo acto de amar, donde consideramos al otro como ser valioso, con quien también podemos compartir».

Alfonso Barreto (Cuentos y fabulas para la formación en valores, 2013)

Hablar de amor significa hablar de entrega, generosidad, reciprocidad, donación, sacrificio, no buscarse a sí mismo. Jesús pregunta a Pedro si le ama, y le hace una encomienda muy especial: “Apacienta a mis ovejas”. La manifestación extrema del amor y el cumplimiento de esta tarea encomendada será el martirio del apóstol Pedro en el año 64 por mandato de Nerón el Emperador Romano.

Pidámosle al Señor que seamos capaces de salir de nosotros mismos y le manifestemos nuestro amor a través de una entrega generosa y una vida recta.

Amor duradero

Después de 55 años de vida conyugal dos ancianos esposos todavía se querían profundamente.

Un amigo les preguntó:

-¿Cómo es posible que vivan ustedes dos tan unidos, y que todavía se quieran tanto? ¿Cómo han logrado educar tan bien a sus hijos y luego a sus nietos, siendo los tiempos tan difíciles?

Indicando un antiguo Cristo que colgaba de la pared, la mujer contestó:

Pregúntaselo a Él; la vida es dura para todos; pero desde el día de nuestro matrimonio, el lugar de honor en esta casa siempre lo ha ocupado Él.

Hermenegildo Zanuso (Cuéntame un ejemplo…, 1987).

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl