Comentario al Evangelio del 29 de julio

Miércoles XVII Semana

Tiempo Ordinario

29 de Julio de 2020

Santa Marta

Evangelio

Marta, Marta, muchas cosas te preocupan y te inquietan.

+ Del santo Evangelio según san Lucas 10, 38-42

En aquel tiempo, entró Jesús en un poblado, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Ella tenía una hermana, llamada María, la cual se sentó a los pies de Jesús y se puso a escuchar su palabra.

Marta, entre tanto, se afanaba en diversos quehaceres, hasta que, acercándose a Jesús, le dijo: “Señor, ¿no te has dado cuenta que mi hermana me ha dejado sola con todo el quehacer? Dile que me ayude”.

El Señor le respondió: “Marta, Marta, muchas cosas te preocupan y te inquietan, siendo así que una sola es necesaria. María escogió la mejor parte y nadie se la quitará”.

Comentario al Evangelio

El pasaje del Evangelio de hoy nos recuerda a Santa Marta, ejemplo de hospitalidad y de delicadeza familiar. No hay que ver en su actitud un símbolo de “la vida activa”, contrapuesta a “la vida contemplativa” que practica su hermana María, “la cual se sentó a los pies de Jesús”. Ambas posturas deberíamos de conjugar y complementar en nuestra vida. Todos deberíamos ser, a la vez, Marta y María, viviendo la caridad, el servicio a los demás y con esa actitud de fe y escucha a Dios.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 257.

Reflexionamos


· ¿Cómo vives tu unión con Jesús?

· ¿Cuáles son las cosas que te preocupan?

· ¿Qué es lo más importante?

Nos comprometemos

Mansedumbre: La palabra «mansedumbre» no es nada moderna. Parece anticuada. Evagrio Póntico, el psicólogo entre los antiguos monjes, ve la mansedumbre como signo del ser humano espiritual. Quien se vuelve severo por el ejercicio de la ascesis no ha entendido nada de espiritualidad.

Anselm Grün,

(El libro de los valores, Santander 2007).

Mejor la Misa

Enrique III, rey de Inglaterra, solía oír misa todos los días. En una ocasión uno de sus consejeros le dijo:

-Majestad, ¿no sería mejor oír una predicación en lugar de la Santa Misa?

El rey le respondió al momento:

-Me gusta oír hablar bien de mis amigos. Pero prefiero verlos y estar con ellos.

A eso también vamos a la Santa Misa: a estar con el Señor y a llenarnos de Dios. Importan los que están a lado, ya que son hermanos nuestros. Pero la atención se dirige –debe dirigirse- ante todo al que no vemos, pero está y con Él hablamos.

Agustín Filgueiras Pita,

Orar con… Un pan para cada día, (Bilbao 2004).

Santa Marta

Aparece tres veces en el Evangelio: en Betania, cuando, junto con su hermana María, recibe al Señor en su casa; en la resurrección de su hermano Lázaro, cuando ella profesa su fe en Jesús, y en el banquete ofrecido a Jesús seis días antes de la Pascua. En todas estas ocasiones el relato evangélico recalca su papel de ama de casa, servidora de los demás.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl