Comentario al Evangelio del 28 de abril

Martes III semana

Tiempo de Pascua

28 de Abril de 2020

Evangelio

No fue Moisés, sino mi Padre, quien les da el verdadero pan del cielo

+ Del santo Evangelio según san Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, la gente le preguntó a Jesús: “¿Qué signo vas a realizar tú, para que lo veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo”.

Jesús les respondió: “Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo”.

Entonces le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les contestó: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed”.

Comentario al Evangelio

La gente sencilla pide “signos” a Jesús y le dicen que Moisés sí había hecho signos dando de comer el maná en el desierto. Esta escena da pie para hablar del pan verdadero. El pan que multiplicó Jesús y el maná que dio Dios al pueblo en el desierto. De esta manera se establece un paralelismo y estrecha relación entre Moisés y Jesús, entre el pan que no sacia y el pan que da la vida eterna. Jesús quiere llevarnos hacia la comprensión más profunda del pan que Dios quiere dar, que es él mismo, Jesús. Si en el desierto el maná fue la prueba de la cercanía de Dios con su pueblo, ahora el mismo Dios quiere dar a los hombres el Pan verdadero, que es Jesús, en el que hay que creer.

Cfr. Actualidad Litúrgica n. 249.

Reflexionamos

  • ¿Respetas y acatas las normas sociales hechas para tu cuidado y prevención?

  • ¿Qué beneficios puedes enumerar por el hecho de aceptar el mensaje de Jesús?

  • ¿Qué entiendes cuando se afirma que Jesús es el pan de la vida?

Nos comprometemos

Aprovechamiento: «Es el valor, de hacer útiles y prácticas las cosas, disfrutarlas y hacer cumplir el propósito por el cual se hicieron o se planearon».


Alfonso Barreto (Cuentos y fábulas para la formación en valores, 2013)

Ante la pregunta de sus oyentes, Jesús responde que aquella expectativa ya se ha cumplido: el maná de Moisés era sólo una figura del verdadero Pan del cielo, que es la enseñanza que el mismo Jesús les da.

El verdadero Pan que nos nutre es el mismo Jesús, “que baja del cielo y da la vida al mundo”.

Pidamos a Dios que nuestra participación en la Santa Misa nos sirva para alimentarnos del Pan de la Palabra y del Pan de la Eucaristía.

Mejor la Misa


Enrique III, rey de Inglaterra, solía oír misa todos los días. En una ocasión uno de sus consejeros le dijo: -Majestad, ¿no sería mejor oír una predicación en lugar de la Santa Misa?


El rey le respondió al momento:

-Me gusta oír hablar bien de mis amigos. Pero prefiero verlos y estar con ellos.

Agustín Filgueiras (Orar con… Un pan para cada día, 2004)

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!


Capellanía Universitaria

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl