Comentario al Evangelio del 27 de julio

Lunes XVII Semana

Tiempo Ordinario

27 de Julio de 2020

Evangelio

El grano de mostaza se convierte en un arbusto y los pájaros hacen su nido en las ramas.

+ Del santo Evangelio según san Mateo 13, 31-35

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la muchedumbre: “El Reino de los cielos es semejante a una semilla de mostaza que un hombre siembra en su huerto. Ciertamente es la más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece, llega a ser más grande que las hortalizas y se convierte en un arbusto, de manera que los pájaros vienen y hacen su nido en las ramas”.

Les dijo también esta otra parábola: “El Reino de los cielos se parece a un poco de levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres medidas de harina, y toda la masa acabó por fermentar”.

Jesús decía a la muchedumbre todas estas cosas con parábolas, y sin parábolas nada les decía, para que se cumpliera lo que dijo el profeta: Abriré mi boca y les hablaré con parábolas; anunciaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo.


Comentario al Evangelio

El fragmento del Evangelio de hoy nos presenta dos parábolas para indicarnos que el Reino de Dios está ya presente. Con estas imágenes se señala su pequeñez pero también su dinamismo. Puede pasar desapercibido pero manifiesta la gracia y el poder de Dios. Naturalmente vemos con nuestros ojos terrenos la insignificancia de la semilla pero con los ojos de la fe vemos la grandeza de Dios. Ojalá podamos descubrir la acción de Dios en nuestra vida.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 257.

Reflexionamos

· ¿Conoces la virtud teologal de la fe?

· ¿Qué tanto te abandonas en ella?

· ¿Descubres la grandeza de Dios en las cosas pequeñas de cada día?

Nos comprometemos

Disfrutar: Hay un refrán que dice: «Quien no puede disfrutar [geniessen] se hace insoportable [ungeniessbar]». La palabra alemana geniessen proviene originariamente de fangen («tomar»), ergreifen («agarrar»). Puedo disponer de aquello que he tomado… Los latinos hablan de frui. Y en esta palabra se expresa más la alegría y el gusto por aquello que disfruto. Sólo puede disfrutar quien se toma tiempo.

Anselm Grün,

(El libro de los valores, Santander 2007).

Condenados a creer

Dos vejetes gallegos razonaban sobre la existencia de Dios. Uno de ellos dice no ver claro que Dios exista. Y el otro le pregunta:

-“Y si Dios no existe, ¿quen lle pon o rabo as cereixas?” (¿Quién le pone el rabo a las cerezas?).

********

Los que creemos en Dios hacemos un acto de fe. Y sobre esa fe edificamos nuestra existencia.

Los que no creen en Dios están haciendo, igualmente, un acto de fe: creen que no existe. No saben, simplemente creen. Y sobre esa fe cimientan su vida en la tierra.

Con otras palabras, el hombre está “condenado” a creer. Puede escoger lo que quiera creer. Pero no puede escoger entre creer o no creer. Todos vivimos de fe.

Y es mucho más razonable, estimulante y hermoso creer que Dios existe que creer que no existe. Con Dios se explica todo. Sin Dios no se explica nada y nada tiene sentido.

Agustín Filgueiras Pita,

Orar con… Un pan para cada día, (Bilbao 2004).

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl