Comentario al Evangelio del 21 de octubre

Miércoles XXIX Semana

Tiempo Ordinario

21 de Octubre de 2020

Evangelio

Al que mucho se le da, se le exigirá mucho

+ Del santo Evangelio según san Lucas 12, 39-48

En aquél tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Fíjense en esto: Si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. Pues también ustedes estén preparados, porque a la hora en que menos lo piensen, vendrá el Hijo del hombre”.

Entonces Pedro le preguntó a Jesús: “¿Dices esta parábola sólo por nosotros o por todos?”. El Señor le respondió: “Supongan que un administrador, puesto por su amo al frente de la servidumbre con el encargo de repartirles a su tiempo los alimentos, se porta con fidelidad y prudencia. Dichoso ese siervo, si el amo, a su llegada, lo encuentra cumpliendo con su deber. Yo les aseguro que lo pondrá al frente de todo lo que tiene. Pero si ese siervo piensa: ‘Mi amo tardará en llegar’ y empieza a maltratar a los otros siervos y siervas, a comer, a beber y a embriagarse, el día menos pensado y a la hora más inesperada llegará a su amo y lo castigará severamente y le hará correr la misma suerte de los desleales.

El siervo que, conociendo la voluntad de su amo, no haya preparado ni hecho lo que debía, recibirá muchos azotes; pero el que, sin conocerla, haya hecho algo digno de castigo, recibirá pocos.

Al que mucho se le da, se le exigirá mucho; y al que mucho se le confía, se le exigirá mucho más”.

Comentario al Evangelio

El fragmento del Evangelio del día de hoy nos recuerda que no solamente debemos de estar preparados sino también bien dispuestos a la llegada del Señor, así como se debe estar alerta para que no entre un ladrón en casa. La comparación pone el acento no en el ladrón sino en “a qué hora va a venir el ladrón”. Ante la inquietud de Pedro Jesús le responde con una parábola, en la que los protagonistas son los administradores, los responsables de los otros criados, haciendo un llamado a estar siempre alerta y bien dispuestos.

Cfr. Actualidad Litúrgica n. 252


Reflexionamos

· ¿Cómo te comportas con los demás?

· ¿Eres un administrador fiel y prudente?

· O ¿Eres un capataz voraz?

Nos comprometemos

Amabilidad: El ser humano es relacional, vive como persona y se desarrolla como tal creando relaciones de encuentro. De ahí que sólo estemos en paz con nosotros mismos y seamos felices cuando vamos configurando nuestra manera de ser de modo abierto, generoso, creador de vínculos estables y oblativos.

Gustavo Villapalos y Alfonso López,

El libro de los valores,Ed. Planeta, 2001.

La comprensión tolerante y el amor a la verdad

Ser comprensivo y tolerante con los demás, no equivale a ser indiferente a la verdad y, por tanto, permisivo. La verdadera forma de tolerancia consiste en respetar la capacidad de las personas para buscar la verdad en común y colaborar con ellas en esa tarea.

En realidad, la verdadera comprensión y la genuina compasión deben significar amor a la persona, a su verdadero bien, a su libertad auténtica. Y esto no se da, ciertamente, escondiendo o debilitando la verdad moral, sino proponiéndola con su profundo significado de irradiación de la Sabiduría eterna de Dios, recibida por medio de Cristo, y de servicio al hombre, al crecimiento de su libertad y a la búsqueda de su felicidad.

Juan Pablo II, Veritatis Splendor,

en Encíclicas de Juan Pablo II, Edibesa, 1993.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl