Comentario al Evangelio del 20 de julio

Lunes XVI Semana

Tiempo Ordinario

20 de Julio de 2020

Evangelio

La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta generación.

+ Del santo Evangelio según san Mateo 12, 38-42

En aquel tiempo, le dijeron a Jesús algunos escribas y fariseos: “Maestro, queremos verte hacer una señal prodigiosa”. Él les respondió: “Esta gente malvada e infiel está reclamando una señal, pero la única señal que se le dará, será la del profeta Jonás. Pues de la misma manera que Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de la ballena, así también el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra.

Los habitantes de Nínive se levantarán el día del juicio contra esta gente y la condenarán, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay alguien más grande que Jonás.

La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta gente y la condenará, porque ella vino de los últimos rincones de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien más grande que Salomón”.

Comentario al Evangelio

El Evangelio del día de hoy nos presenta a los adversarios de Jesús que le piden una señal, un prodigio “del cielo”, sin embargo su intención no es buena. Jesús se niega a dar la señal pedida, pero ofrece la señal de Jonás, haciendo alusión a su propia resurrección (ya que Jesús resucitó al tercer día). En esa señal se pone de manifiesto la misión del profeta y la conversión de los ninivitas. Nuevamente Jesús se presenta mayor que Salomón y Jonás, manifestando su origen sobrenatural y su misión.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 257.

Reflexionamos

· ¿Condicionas la acción de Dios en tu vida?

· ¿Lo pones a prueba para creer en Él?

· ¿Qué tipo de cosas le pides a Dios?


Nos comprometemos

Agradecimiento: El Talmud de Babilonia pide al ser humano que no piense sólo en lo bueno, sino también en lo malo con que se ha encontrado en su vida: «El ser humano tiene que dar a Dios tantas gracias por las cosas malas como por las cosas buenas que le suceden». Dankbarkeit, «agradecimiento», viene de denken, «pensar». De hecho, sólo se puede ser agradecido quien se detiene a pensar. Si dirijo mis pensamientos a lo que Dios me ha regalado, entonces doy gracias a Dios por mi vida con mi pensamiento.

Anselm Grün, (El libro de los valores, 2007).

Todos andan descalzos!

Se cuenta que, a mediados de los años cincuenta del pasado siglo veinte, un fabricante de zapatos inglés mandó a Kenya a dos de sus vendedores, con la idea de ampliar el mercado de su empresa.

Quince días después recibió dos telegramas urgentes, enviados desde diferentes regiones de Kenya por sus dos vendedores.

El primero que leyó decía así:

“Favor de enviar boleto de regreso. Aquí no se puede vender zapatos. Todos andan descalzos”.

En cambio, el otro telegrama decía lo siguiente:

“Favor de enviar cien mil pares de zapatos, de todas las tallas. Aquí se puede vender muchos zapatos: todo el mundo anda descalzo”.

Armando José Sequera,

El libro de los valores y los antivalores, (México, 2009).

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl