Comentario al Evangelio del 19 de mayo

Martes VI Semana

Tiempo de Pascua

19 de mayo de 2020

Evangelio

Si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito


+ Del santo Evangelio según san Juan. 16, 5-11

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Me voy ya al que me envió y ninguno de ustedes me pregunta: ‘¿A dónde vas?’. Es que su corazón se ha llenado de tristeza porque les he dicho estas cosas. Sin embargo, es cierto lo que les digo: les conviene que me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito; en cambio, si me voy, yo se lo enviaré.

Y cuando él venga, establecerá la culpabilidad del mundo en materia de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque ellos no han creído en mí; de justicia, porque me voy al Padre y ya no me verán ustedes; de juicio, porque el príncipe de este mundo ya está condenado”.

Comentario al Evangelio

El contexto de despedida en la Última Cena llena de tristeza a los apóstoles. Sin embargo, Jesús los invita a alegrarse por su próxima partida, porque sólo así les enviará al Paráclito (nombre que Juan da al Espíritu Santo y que significa abogado y defensor). La acción del Espíritu contra el mundo consiste en convencerlo con respecto al pecado, a la justicia y al juicio: el pecado, es la incredulidad; la justicia, es porque Jesús regresa al Padre y así demuestra que vino de él; el juicio es una condenación, porque el Espíritu hará comprender el verdadero sentido de la muerte de Jesús, que es derrota y condenación de los poderes del mal.

Cfr. Actualidad Litúrgica n. 256.

Reflexionamos

  • ¿A dónde va Jesús?

  • ¿Cuál es la función del Espíritu Santo?

  • ¿Qué tanto acudes a la ayuda del Espíritu Santo?

Nos comprometemos


Justicia: Cada persona necesita unas posibilidades determinadas para realizar su proyecto peculiar de vida. Ser justo es colaborar a que disponga de ellas. Al hacerlo, nos comportamos de modo equitativo, no sencillamente igualitario, ya que no todos reclaman lo mismo.


Gustavo Villapalos y Alfonso López,

El libro de los valores, Ed. Planeta, 2001.


Necesidad de hacer justicia


Todo el que deba emitir un juicio, en cualquier aspecto de la vida, ha de hacerlo de forma incondicional. La justicia es un valor que pide un respeto absoluto, ab-soluto, desligado de toda motivación externa, aunque parezca también valiosa.


-Yo apostaré que lleva aquél juez víboras en el seno, pistoletas en la cinta y rayos en las manos, para destruir todo lo que alcanzare su comisión. Yo recuerdo haber tenido un amigo que en una comisión criminal que tuvo dio una sentencia tan exorbitante que excedía en muchos quilates a la culpa de los delincuentes. Preguntéle por qué había dado aquella tan cruel sentencia y hecho tan manifiesta injusticia. Responióme que pensaba otorgar a apelación, y que con esto dejaba campo abierto a los señores del Consejo para mostrar su misericordia, moderando y poniendo aquella su rigurosa sentencia en su punto y debida proporción. Yo le respondí que mejor fuera haberlo dado de manera que les quitara de aquel trabajo, pues con esto le tuvieran a él por juez recto y acertado.


Miguel de Cervantes, El licenciado Vidriera,

en Novelas ejemplares

(Espasa-Calpe Mexicana, 1981).

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!


V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!


V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl