Comentario al Evangelio del 18 de septiembre

Viernes XXIV Semana

Tiempo Ordinario

18 de Septiembre de 2020

Beatos Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles,

Laicos, Mártires Oaxaqueños

Evangelio

Los acompañaban algunas mujeres, que los ayudaban con sus propios bienes.

+ Del santo Evangelio según san Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús comenzó a recorrer ciudades y poblados predicando la Buena Nueva del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido libradas de espíritus malignos y curadas de varias enfermedades. Entre ellas iban María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, el administrador de Herodes; Susana y otras muchas, que los ayudaban con sus propios bienes.

Comentario al Evangelio

Encontramos en este fragmento del Evangelio que había mujeres que acompañaban a Jesús y que preveían las necesidades materiales de Él y sus discípulos. Algunas de ellas serán testigas de la resurrección de Jesús. Son mujeres que habían sido curadas por Jesús y como signo de agradecimiento estaban cerca de Jesús. Lucas transmite este hecho de manera natural y sobria, sin embargo, para los rabinos de la época esto era inadmisible. Un nuevo signo de Jesús que viene a recordarnos que lo verdaderamente importante es seguirlo.

Reflexionamos

· ¿Jesús ha realizado algún prodigio en tu vida?

· ¿Se lo has agradecido?

· ¿Cómo sería una forma de agradecer lo mucho que has recibido de parte de Dios?

Nos comprometemos

Generosidad: La palabra alemana grosszügig («generoso») designa originariamente a la persona que es rápida (zügig) en lo grande (im Grossen); la persona que, sin pensárselo dos veces, hace algo grande y comparte «a lo grande», porque es magnánima, «grande de alma».

Nos sentimos bien al lado de personas generosas. Junto a ellas se ensancha nuestro corazón. En cambio, las personas avaras dejan en nosotros un regusto amargo. A su lado nuestro corazón se estrecha. Es avara la persona que ahorra excesivamente.

Anselm Grün,

El libro de los valores, Santander 2007.

Dios siempre paga con creces

Alejandro Magno tuvo, además de Aristóteles, otro preceptor llamado Leónidas. Y una vez que Alejandro ofrecía sacrificios a los dioses, quemaba tanto incienso que Leónidas le advirtió:

-Tanto incienso a la vez es desperdicio.

Más tarde Alejandro conquistó Arabia. Regresó a Macedonia con un cargamento de incienso. Llamó a Leónidas, le enseñó el incienso y le dijo:

-Según tú yo lo desperdiciaba. Y ya ves cómo los dioses me lo devuelven, con creces, lo que yo desperdicié por ellos.

********

A Dios no le damos lecciones de generosidad: “Dad y se os dará, una medida apretada, colmada, rebosante, será derramada en vuestro regazo” (Mt. 6, 38). Promete “el ciento por uno, ya aquí, y después la vida eterna” (Lc. 18, 30). Y es palabra de Cristo-Dios.

Agustín Filgueiras Pita,

Orar con… Un pan para cada día, Bilbao 2004.

Beatos Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles, Laicos, Mártires Oaxaqueños

Nacieron en 1660 en San Francisco Cajonos, en la Sierra Norte de Oaxaca. Siendo bautizados, evangelizados y catequizados, desempeñaron diversos cargos a los que tenían acceso los fieles en ese tiempo. Recibieron el nombramiento civil y eclesiástico de fiscales. Se distinguieron como esposos y padres de familia de conducta intachable. Al pretender que gente de su pueblo abandonara los ídolos para servir a Cristo, fueron martirizados cruelmente, imitando la pasión de Cristo y alcanzando el premio eterno, el 16 de septiembre de 1700. Los beatificó el Papa Juan Pablo II el 1 de agosto de 2002.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl