Comentario al Evangelio del 14 de octubre

Miércoles XXVIII Semana

Tiempo Ordinario

14 de Octubre de 2020

Evangelio

¡Ay de ustedes, fariseos! ¡Ay de ustedes también, doctores de la ley!

+ Del santo Evangelio según san Lucas 11, 42-46

En aquél tiempo, Jesús dijo: “¡Ay de ustedes, fariseos, porque pagan diezmos hasta de la hierbabuena, de la ruda y de todas las verduras, pero se olvidan de la justicia y del amor de Dios! Esto debían practicar sin descuidar aquello. ¡Ay de ustedes, fariseos, porque les gusta ocupar los lugares de honor en las sinagogas y que les hagan reverencias en las plazas! ¡Ay de ustedes, porque son como esos sepulcros que no se ven, sobre los cuales pasa la gente sin darse cuenta!”.

Entonces tomó la palabra un doctor de la ley y le dijo: “Maestro, al hablar así, nos insultas también a nosotros”. Entonces Jesús le respondió: “¡Ay de ustedes también, doctores de la ley, porque abruman a la gente con cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni con la punta del dedo!”

Comentario al Evangelio

En este fragmento del evangelio encontramos tres fuertes acusaciones de Jesús contra los fariseos, y una contra los doctores de la ley: pagan los diezmos hasta de las verduras más baratas, olvidándose de la justicia y el amor; les gusta ocupar los lugares de honor y finalmente, son como esos sepulcros que por fuera se ven bien, pero por dentro hay muerte y corrupción. A los doctores de la ley les dice que “abruman a la gente con cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni con la punta del dedo”. La invitación es preocuparnos de amar auténticamente, de no imponer a otros pesos que no podemos llevar, de ser sencillos, abiertos al influjo del Espíritu.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 252.

Reflexionamos

· ¿Qué tan importante es para ti la justicia?

· ¿Cómo es tu amor hacia Dios?

· ¿Eres duro en tus juicios contra los demás?

Nos comprometemos

Amabilidad: Consideramos amable a la persona que se comporta amorosamente con las demás y es, por ello, digna de ser amada.

Ese comportamiento implica un valor porque facilita el logro del ideal de la unidad. Supone una virtud en cuanto es adoptado por la persona y otorga a ésta una configuración ajustada a su vocación y misión. En efecto, la torna afable, afectuosa, complaciente.

Gustavo Villapalos y Alfonso López,

(El libro de los valores, 2001).

Dos consejos certeros

Lo divino era para los griegos lo perfecto. El hombre logra la perfección haciendo el bien, aquello que constituye el ideal verdadero de nuestra realidad personal, la meta adecuada a nuestro ser. Incrementar la propia bondad es la mejor forma de responder a quien desee dañarnos.

Le preguntaron a Demóstenes, máximo orador de Grecia y de la Antigüedad, qué podrían hacer los hombres para parecerse más a los dioses.

Y Demóstenes respondió:

-Hacer el bien a todas horas.

***

-Dime, Diógenes: ¿cómo haré para vengarme de mis enemigos?

-Hazte mejor que ellos.

Enciclopedia UTEHA para la juventud, vol. IV.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl