Comentario al Evangelio del 10 de julio

Viernes XIV Semana

Tiempo Ordinario

10 de Julio de 2020

Evangelio

No serán ustedes los que hablarán, sino el Espíritu de su Padre.

+ Del santo Evangelio según san Mateo 10. 16-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “Yo les envío como ovejas entre lobos. Sean, pues, precavidos como las serpientes y sencillos como las palomas.

Cuídense de la gente, porque los llevarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas, los llevarán ante los gobernadores y reyes por mi causa; así darán testimonio de mí ante ellos y ante los paganos. Pero, cuando los entreguen, no se preocupen por lo que van a decir o por la forma de decirlo, porque en ese momento se les inspirará lo que han de decir. Pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre el que hablará por ustedes.

El hermano entregará a su hermano a la muerte, y el padre a su hijo; los hijos se levantarán contra sus padres y los matarán; todos los odiarán a ustedes por mi causa, pero el que persevere hasta el fin, se salvará.

Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. Yo les aseguro que no alcanzarán a recorrer todas las ciudades de Israel, antes de que venga el Hijo del hombre”.

Comentario al Evangelio

Continuamos con ese discurso formativo que Jesús da a los Doce, antes de enviarlos a la misión. Les invita a ser precavidos y sencillos a la vez. Les habla con la verdad y les dice que el camino no es fácil, enunciando una serie de tribulaciones y penas por las que deben pasar y les recuerda que por encima de lo humano se encuentra el Espíritu de Dios, que sostiene, anima e inspira. Todo esto es sólo una aparte de lo que el Maestro pasará y que su ejemplo sigue siendo hasta hoy fundamento valido para aquél que está dispuesto a seguirle y ser discípulo suyo.

Reflexionamos

· ¿Estás dispuesto a lanzarte a la misión con Jesús?

· ¿Eres capaz de abandonarte y confiar en Él?

· ¿Eres consciente que la misión no dura unos días sino que debe ser permanente?

Nos comprometemos

Conciencia del deber: Deber viene, en último término, de pflegen, «cuidar». Y el significado originario de esta palabra es «responder de algo, comprometerse en favor de algo». A partir de ahí se desarrollaron otros dos significados: por un lado, «asistir a, atender a, ser solícito para con»; por otro lado, «ocuparse de, estar acostumbrado a». Si entiendo el deber como «cuidado de algo», como «cuidar algo con cariño», vuelve a tener un significado positivo. Motivado por el deber, cuido de que la vida sea plena, de que no falte lo que es necesario.

Anselm Grün, (El libro de los valores, 2007).

Puede hacer algo mejor

Un negociante que era ampliamente conocido por su falta de escrúpulos y su deseo de obtener beneficios a costa de lo que fuese comentó un día en presencia de escritor estadounidense Mark Twain lo siguiente:

-Antes de mi muerte, pienso hacer una peregrinación a Tierra Santa. Quiero subir a la cumbre del Sinaí para leer en voz alta lo Diez Mandamientos.

Mark Twain sonrió maliciosamente y replicó:

-Podría hacer algo mejor.

-¿Sí? –Preguntó el negociante-. ¿Qué me recomienda?

-Quédese en su casa de Boston y cúmplalos.

Armando José Sequera,

El libro de los valores y los antivalores, (México, 2009).

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl