Comentario al Evangelio del 10 de agosto

Lunes XIX Semana

Tiempo Ordinario

10 de Agosto de 2020

San Lorenzo, diácono y mártir

Evangelio

El que me sirve será honrado por mi Padre.

+ Del santo Evangelio según san Juan 12, 24-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo les aseguro que si el grano de trigo sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde; el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se asegura para la vida eterna.

El que quiera servirme, que me siga, para que donde yo esté, también esté mi servidor. El que me sirve será honrado por mi Padre”.

Comentario al Evangelio

Hoy celebramos la fiesta del diácono san Lorenzo, por eso el fragmento del Evangelio trata de la parábola del grano de trigo, con la cual podemos ilustrar el martirio: sin la muerte no hay fecundidad ni productividad, “si el grano de trigo sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto”. Esta imagen presenta dos aspectos a tener en cuenta: sólo muriendo la semilla produce algo nuevo y sólo así revela su fecundidad admirable. Así la muerte de Jesús es semilla de una vida nueva y fecunda, y esto no sólo vale para Él sino también para sus discípulos y todo aquél que entregue su vida como tantos mártires lo han hecho.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 257.

Reflexionamos

· ¿No te parece contradictorio el mensaje de Jesús?

· ¿Piensas igual que Él?

· ¿Seguirías a Jesús?


Nos comprometemos

Generosidad: La sabiduría judía dice del avaro: «El avaro no es dueño de su riqueza, sino que la riqueza es dueña del avaro». Decimos, en cambio, que es generoso un ser humano libre que da con liberalidad que no controla mezquinamente si tiene suficiente, sino que comparte lo suyo con los demás.

Anselm Grün,

El libro de los valores, Santander 2007.

Es mejor dar que recibir

Llega al convento de clausura una viejita muy pobre. Tiene el rostro marcado por las arrugas del sufrimiento, y las manos quemadas por los quehaceres domésticos.

La anciana vacía en las manos de la religiosa portera todo el contenido del pobre monedero. Al mismo tiempo comenta:

-Es muy poco, pero es todo lo que tengo; ojalá sirva para comida de algún pobre, o para cubrir a algún huérfano…

La religiosa le objeta: -Señora, estos centavos los necesita usted…

Pero la ancianita insiste: -Permítame hacer esta obra buena; Dios me la está pidiendo; en cuanto a mí… Él sabrá.

(Octubre 19 de 1991)

Hermenegildo Zanuso S.,

Cuéntame otro ejemplo…, México 2016.

San Lorenzo, diácono y mártir

Cuatro días después que el Papa Sixto, el diácono Lorenzo fue martirizado (10 de agosto de 258). El relato de su pasión narra que, después de distribuir a los pobres los bienes de la comunidad cristiana, sufrió el tormento del fuego sobre unas parrillas. Es el más célebre de los mártires romanos.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl