Comentario al Evangelio del 04 de agosto

Martes XVIII Semana

Tiempo Ordinario

04 de Agosto de 2020

Aniversario de La Salle Nezahualcóyotl

San Juan María Vianney, presbítero

Evangelio

Las plantas que non haya plantado mi Padre serán arrancadas de raíz.

+ Del santo Evangelio según san Mateo 15, 1-2. 10-14

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos escribas y unos fariseos venidos de Jerusalén y le preguntaron: “¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de nuestros mayores y no se lavan las manos antes de comer?”.

Jesús llamó entonces a la gente y le dijo: “Escuchen y traten de comprender. No es lo que entra por la boca lo que mancha al hombre; lo que sale de la boca, eso es lo que mancha al hombre”.

Se le acercaron entonces los discípulos y le dijeron: “¿Sabes que los fariseos se han escandalizado de tus palabras?”. Jesús les respondió: “Las plantas que no haya plantado mi Padre celestial, serán arrancadas de raíz. Déjenlos; son ciegos que guían a otros ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en un hoyo”.

Comentario al Evangelio

Este fragmento del Evangelio de san Mateo nos presenta el legalismo que mantienen los escribas y los fariseos con respecto a las tradiciones de sus mayores. Es tal el punto que “escandaliza” con sus palabras. Escandaliza porque nos invita a echar una mirada al interior del hombre, a lo más profundo de nuestro ser, a nuestro corazón; escandaliza porque invita a dejar de preocuparnos por nuestra apariencias y meras cosas exteriores; escandaliza porque viene a encender una luz en nuestra vida para que no caigamos en el “hoyo” sin fondo de nuestro egoísmo, orgullo y presunción.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 257.


Reflexionamos

· ¿Qué opinas del “cumplir por cumplir”?

· ¿Qué es lo que realmente mancha al hombre?

· ¿Guías con tu ejemplo a otra persona hacia Dios?

Nos comprometemos

Compasión: La compasión no es un sentimiento con el que me pongo por encima de los demás, sino por medio del cual me pongo en la piel del otro y padezco con él, porque su sufrimiento es también mío. Sus debilidades son mías, sus errores están también en mí. Y su dolor me hace recordar mis propios dolores. En la compasión me encuentro no sólo con el otro, sino también conmigo mismo.

Anselm Grün,

El libro de los valores, Santander 2007.

La muñeca de sal

Una muñeca de sal recorrió miles de kilómetros de tierra firme, hasta que, por fin, llegó al mar.

Quedó fascinada por aquella móvil y extraña masa, totalmente distinta de cuanto había visto hasta entonces.

«¿Quién eres tú?», le preguntó al mar la muñeca de sal.

Con una sonrisa, el mar le respondió: «Entra y compruébalo tú misma».

Y la muñeca se metió en el mar. Pero a medida que se adentraba en él, iba disolviéndose, hasta que apenas quedó nada de ella. Antes de que se disolviera el último pedazo, la muñeca exclamó asombrada: «¡Ahora ya sé quien soy!»

Anthony De Mello, S. J.,

El canto del pájaro, (México 1982).

San Juan María Vianney, presbítero

Más conocido como “el Cura de Ars”, es modelo de pastor de almas, entregado de lleno al anuncio de la palabra de Dios, al ministerio de la reconciliación, a la penitencia y a la oración. En ciertas horas se percibía en su rostro un amor que lo transformaba: aquel fuego procedía de la Eucaristía, que celebraba fervorosamente y adoraba con toda su fe (1786-1859).

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl