Comentario al Evangelio del 01 de septiembre

Martes XXII Semana

Tiempo Ordinario

1 de Septiembre de 2020

Evangelio

Sé que tú eres el Santo de Dios.

+ Del santo Evangelio según san Lucas 4, 31-37

En aquel tiempo, Jesús fue a Cafarnaúm, ciudad de Galilea, y los sábados enseñaba a la gente. Todos estaban asombrados de sus enseñanzas, porque hablaba con autoridad.

Había en la sinagoga un hombre que tenía un demonio inmundo y se puso a gritar muy fuerte: “¡Déjanos! ¿Por qué te metes con nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a destruirnos? Sé que tú eres el Santo de Dios”

Pero Jesús le ordenó: “¡Cállate y sal de ese hombre”. Entonces el demonio tiró al hombre por tierra, en medio de la gente, y salió de él sin hacerle daño. Todos se espantaron y se decían unos a otros: “¿Qué tendrá su palabra? Porque da órdenes con autoridad y fuerza a los espíritus inmundos y éstos se salen”. Y su fama se extendió por todos los lugares de la región.

Comentario al Evangelio

Los primeros versículos de este pasaje son un resumen de la actividad de Jesús. Lucas nos indica una ubicación geográfica y el asombro que causa el mensaje de Jesús. La admiración se produce por el poder de su palabra, acompañada por los signos. Se trata del primer milagro que nos da a conocer Lucas en su Evangelio. La victoria sobre el demonio es signo de la peculiaridad del “tiempo” en que actúa Jesús: tiempo exclusivo de salvación.

Cfr. Actualidad Litúrgica, n. 258.

Reflexionamos

· ¿Cuáles son tus propios “demonios” particulares?

· ¿Qué cosas te esclavizan?

· ¿Vives en la libertad de los hijos de Dios?

Nos comprometemos

Autodominio: El autodominio es como una muralla que protege la ciudad de mi alma y me abre un espacio donde me encuentro en casa y puedo sentirme a salvo.

Una persona sin autodominio no puede establecer límites ni protegerlos. Una ciudad sin murallas no tarda en ser abandonada, porque nadie vive a gusto en ella. Y la persona que no se domina experimentará pronto hasta qué punto su vida se vuelve vacía. Se abandonará a sí misma y vivirá huérfana den el mundo.

Anselm Grün,

El libro de los valores, Santander 2007.

Vocación de centro

Cánovas del Castillo zahirió en cierta ocasión a su íntimo amigo Emilio Castelar, al que tanto quería y admiraba:

-Emilio, en todo te gusta destacar. Siempre quieres ser el centro. Cuando vas a un entierro quisieras ser el muerto y cuando asistes a una boda, la novia.

********

El afán de ser el centro, la vocación de centro la llevamos todos metida en el alma.

El deseo de que nos digan, que nos contemplen, y que nos aplaudan causa verdaderos estragos.

¿Soy el mismo en la soledad y en público?

Agustín Filgueiras Pita,

Orar con… Un pan para cada día, Bilbao 2004.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl