Comentario al Evangelio del 01 de Mayo

Actualizado: hace 4 días

Viernes III semana

Tiempo de Pascua

1 de mayo de 2020

SAN JOSÉ OBRERO

Evangelio


¿No es éste el hijo del Carpintero?

+ Del santo Evangelio según san Mateo 13, 54-58


En aquel tiempo, Jesús llegó a su tierra y se puso a enseñar a la gente de la sinagoga, de tal forma, que todos estaban asombrados y se preguntaban: “¿De dónde ha sacado éste esa sabiduría y esos poderes milagrosos? ¿Acaso no es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama María su madre y no son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿Qué no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde, pues, ha sacado todas estas cosas?”. Y se negaban a creer en él.

Entonces, Jesús les dijo: “Un profeta no es despreciado más que en su patria y en su casa”. Y no hizo muchos milagros ahí por la incredulidad de ellos.

Comentario al Evangelio

El día de hoy, hacemos una pausa a esa lectura continua del capítulo 6 del evangelio de san Juan debido a que hoy celebramos la fiesta de San José obrero, padre adoptivo de Jesús. Por eso el evangelista Mateo nos habla implícitamente de este personaje. Es indudable que para hablar de San José debemos hablar de Jesús, en cuanto que la vida de José estuvo íntimamente unida a Él. Para la gente, José es un punto de referencia para poder identificar y relacionar a Jesús: “no es éste el hijo del carpintero”. Sin embargo, ni eso fue suficiente para creer en Jesús. La incredulidad de la gente contrasta con la vida de silenciosa y llena de fe de San José.

Reflexionamos


  • ¿Estás dispuesto a realizar con alegría tu trabajo de cada día?

  • ¿Qué beneficios encuentras en tu trabajo como fruto de la bendición de Dios?

  • ¿Estás dispuesto a creer en Jesús y apostar por Él?

Nos comprometemos

Trabajo: Los romanos al duro trabajo lo llamaban neg-otium, «no ocio», es decir, negación del ocio, del tiempo libre.

Anselm Grün, (El libro de los valores, 2007).

El Hijo del carpintero aprendió bien el oficio de su padre adoptivo, aprendió el valor del trabajo y sus implicaciones. Como hijo aprendió a obedecer, mostrando en ello su amor y su humildad.

Pidámosle a Jesús que también nosotros aprendamos a trabajar en silencio, con obediencia, diligencia y humildad, con el corazón agradecido y valorando el trabajo, que hoy, es una bendición, no sólo porque nos facilita bienes sino porque nos permite poner en forma diversas cualidades que son necesarias para nuestro desarrollo personal.

El labrador y sus hijos

Un labrador, a punto de morir, quería que sus hijos tuvieran experiencia de agricultura, los llamó a su lado y dijo: «Hijos míos, en una de mis viñas hay guardado un tesoro.» Éstos, después de morir el padre, tomaron las rejas y layas y excavaron todo el labrantío, pero no encontraron el tesoro; en cambio, la viña les dio una cosecha excelente.

La fábula muestra que el trabajo es un tesoro para los hombres.

Esopo, (Fábulas, 1979).

San José obrero

Este humilde carpintero de Nazaret, pueblecito de Galilea, es para los cristianos el modelo en el cumplimiento de su profesión, puesto que él trabajó todos los días íntimamente unido a Jesús. En la escuela de Nazaret, José nos enseña que el trabajo es gozo y dolor, servicio a la comunidad y cercanía con Dios.

V. Continuaré, Oh Dios mío

R. ¡Haciendo todas mis acciones por tu amor!

V. San Juan Bautista de la Salle

R. ¡Ruega por nosotros!

V. Viva Jesús en nuestros corazones

R. ¡Por siempre!


Capellanía Universitaria

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl