Pánico colectivo

Actualmente estamos cruzando por una situación de emergencia sanitaria a nivel mundial, aunado a eso, estamos hablando de una emergencia desconocida, pues aún no se conoce la solución, sin embargo, contamos con elementos de prevención para evitar el riesgo.

Cuando nos encontramos ante una situación de peligro o riesgo real, surge en nosotros el miedo, lo que nos permite una evaluación de la situación por la que estamos viviendo, brindándonos la oportunidad de responder de la manera que nos convenga para nuestra protección. Pero cuando no se encuentran vías de solución o escape se hace presente el pánico.

El pánico es el miedo desproporcionado que nos saca de control, incapacitándonos para evaluar el peligro en forma real y escoger la mejor alternativa para enfrentarlo o huir. Aparece cuando percibimos que no logramos dar una respuesta ante el peligro.

Hablamos de pánico cuando se empuja, se derriba, se pisotea a personas, se genera egoísmo y falta de consideración de lo que es común.

Condiciones para que se produzca:

  • Un gran número de personas y el inadecuado uso de la información en redes sociales.

  • Escasez de salidas o vías de evacuación.

  • Sensación de sometimiento ante un conflicto común entre impulsos opuestos. Por ejemplo: uno que normalmente está de acuerdo con las normas sociales y otro está en desacuerdo o bien, las personas que pueden realizar home office y aquellas que no.

  • Percepción de escapar y de quedarse atrapado.

Manejo del pánico colectivo

Se requiere de una voz serena, fuerte, equilibrada que diga sencillamente por aquí, que sepa conocer el buen manejo de información para lograr la mayor eficacia y aplicarla en la elaboración de los mensajes cuidando:

  • Credibilidad (confianza en las fuentes)

  • Claridad (expresión del mensaje en términos sencillos)

  • Continuidad (repetirse con cierta frecuencia)

  • Coherencia (tener pleno sentido para quien lo recibe)

  • Adecuación (Tener en cuenta factores como costumbres, grado de instrucción).

  • Viabilidad (utilizar los cauces adecuados)

Referencia

Fernández, R. (2012). Cómo controlar el pánico en situaciones de emergencia. Gestión práctica de riesgos laborales, N° 90, 8-16. Recuperado de: https://psicologosemergenciasbaleares.files.wordpress.com/2015/08/pd0000073390.pdf

49 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl