top of page

Nuevo año ¿Nuevas oportunidades?



AUTORA: Mtra. Marcela Vázquez Aquino

Coordinadora de Diseño Curricular

Nezahualcóyotl Estado de México, 10 de febrero de 2023


En el comienzo del año las personas solemos reflexionar sobre distintas cuestiones que afectan nuestra vida, en este pensar y dar vueltas a tantas cosas es interesante reflexionar sobre el tiempo, ese tiempo que ha pasado desde que tenemos consciencia, qué hemos hecho, qué nos falta por hacer, que estoy haciendo…


Así se va el pensamiento sobre ese tiempo que no se detiene en la concepción de los seres humanos, pero lo que el tiempo simboliza tiene todo que ver con la determinación social. Norbert Elias menciona en su texto Sobre el Tiempo: “La sucesión irrepetible de los años representa en este caso y de modo simbólico, la secuencia irrepetible de un proceso social y natural…” (Elias, pág. 11)


La medición del tiempo vista desde el consenso civilizatorio es una, horarios, calendarios, herramientas para medirlo. Aún con este concenso, la percepción del tiempo es única para cada uno desde nuestra experiencia, hay quien asegura a los 90 años que el tiempo pasa rápido, hay quien a una edad joven piensa que su tiempo en esta vida es eterno, las vivencias sin lugar a duda, determinan nuestra percepción y, no debemos olvidar, lo socialmente establecido como un elemento que nos determina.


Norbert Elias se plantea la pregunta ¿Por qué los hombres necesitan las determinaciones del tiempo? el autor asegura que no es una respuesta sencilla, incluso sabe de antemano que es un camino de exploración que lo puede llevar muy lejos, y comienza a disertar desde procesos civilizatorios, el movimiento del sol y la tierra, la física, cómo aprende el hombre del tiempo, la coacción del tiempo sobre el hombre, símbolos lingüísticos, etc.


El tiempo, dice el autor, es expresión del intento de los hombres por determinar posiciones, duraciones de intervalos, ritmo de las transformaciones, etc. (Elias, Pág. 42) este ejercicio de medición ha llevado a la humanidad a pasar por dificultades para determinar y medir el tiempo como ahora lo conocemos y hoy ya no lo cuestionamos tanto como en algún momento lo hicieron diversas civilizaciones.


El hombre necesita sentirse seguro, poder medir y estimar un aspecto de la naturaleza, eso nos da certeza, nos da oportunidad de ver procesos cíclicos y un subjetivo “volver a empezar” es como tener nuevas oportunidades cada cierto tiempo, pero para poder incidir en esto es necesario reflexionar sobre nuestra propia existencia. Como hay necesidad de medir el tiempo, hay necesidad de saber el rumbo de nuestra vida, hay necesidad de mejorar, de cambiar, de avanzar o de considerar y reconsiderar lo que hemos hecho al paso del tiempo.


En términos generales, somos conscientes sólo de una manera vaga de que un saber adecuado a la realidad, cuyo mejor ejemplo es el conocimiento científico de la Naturaleza, ayuda a disminuir el miedo de los hombres, pues les permite obrar con mayor certeza de los supuestos y consecuencias de su acción, y vivir con mayor seguridad dentro de las zonas de un saber relativamente fiable. (Elias, 190)


Es de este modo que desde una mirada sociológica es interesante identificar como el tiempo nos coacciona y regula una multitud de actividades humanas, es necesario para el individuo cumplir y cerrar ciclos, autoevaluarse, sentirse con posibilidad de hacer cosas, puede ser de manera simbólica, pero este simbolismo como esas elaboraciones complejas del pensamiento humano impregnadas de un cúmulo ancestral y propio del ser humano le dan todo el sentido a nuestro actuar.



Elias, N. Sobre el tiempo. FCE México-Madrid. Buenos Aires 1989

145 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page