• w-facebook

® Universidad La Salle Nezahualcóyotl

Buscar

APLICACIÓN DEL COACHING EDUCATIVO

Actualizado: 12 de jul de 2018

En el presente artículo se dará a conocer el coaching educativo como un proceso que apoya al docente a buscar el desarrollo de las capacidades de los estudiantes para potencializar sus fortalezas y recursos, tratándose de un proceso que debe ir dirigido a los tres elementos principales del proceso enseñanza aprendizaje.


Introducción.

El coaching se ha convertido en una herramienta importante para el docente, por lo que en el presente artículo se abordaran las fases del modelo coaching educativo y las competencias de un coach docente, quien dentro del marco del nuevo modelo educativo y las tendencias internacionales de la educación se ve en la necesidad de desarrollar cualidades como: saber escuchar, contar con disponibilidad, realizar un trabajo eficiente, ser competente, tener buen ánimo y una actitud mental positiva, además de las características que la propia profesión exige para la transmisión de los conocimientos.


Fases del modelo coaching educativo

El coaching educativo apuesta por un aprendizaje centrado en las personas (estudiantes, docentes y padres) ellos siempre serán los pilares fundamentales. Debido a ello Sánchez-Teruel (2013), describe el papel de cada uno de los pilares del coaching.

· Coaching familiar: consiste en la formación de padres y madres implementando herramientas para que ayuden a sus hijos en la misión de educadores.

· Coaching en el aula: formación del profesorado como coach, las habilidades de comunicación, solución de conflictos, dominio emocional y liderazgo.

· Coaching al estudiante: potencializar sus habilidades.

Es importante mencionar las fases necesarias del proceso de implantación del coaching educativo de Sánchez-Teruel (2013):

· Fase preliminar: análisis del grupo y su desempeño. Sirve para conocer a los alumnos y las características del grupo: cohesión, tipo de liderazgo, estilos de aprendizaje, patrones de comportamiento, normas y valores.

· Fase planificación: establecer conjuntamente metas y logros. El principal objetivo que se pretende conseguir en esta fase es: Orientar el esfuerzo del estudiante hacia la definición de propósitos claros alineados con sus habilidades y competencias.

· Fase motivar: en esta fase, el docente-coach debe procurar un clima adecuado y una excelente comunicación efectiva, con objeto de lograr que exponga con naturalidad sus expectativas de crecimiento.

· Fase entrenar/observar: realizar con el estudiante las acciones establecidas, de tal forma que puedan desarrollar las habilidades, conocimientos y actitudes necesarias.

· Fase retroalimentación: consiste en informar al estudiante los resultados de su proceso de aprendizaje o formación.

· Fase replantear: refiere a establecer nuevas metas y acciones.


Competencias de un coach docente

Un coach es también un líder y el docente siendo un líder tiene tres atributos principales, los cuales se muestran en la siguiente figura Atributos de líder-coach.



Figura: Atributos del líder-coach. Fuente: Autoría propia.


Lo anterior implica trabajar para convertirse en la persona que quiere ser y así estar a gusto consigo mismo, fijando metas y valores que están alineados con todo lo que hace. Por lo que las siguientes competencias a desarrollar son:

Competencias actitudinales: conocimientos, habilidades e inteligencia.

Visión: es inteligencia en acción, capacidad de lograr una apreciación global de un objetivo. Imaginar el futuro y dibujarlo en la mente.

Sabiduría: es la combinación de visión, conocimientos y experiencia. Es la capacidad de “ver” y lograr una comprensión a partir de los conocimientos y experiencia.

Competencias de personalidad: definen su carácter y forma de ser.

Humildad: la palabra humildad proviene del latín humus, que significa tierra. Si superamos el sentido que se ha dado al término podemos decir que humilde, es una persona realista.

Curiosidad: es el interés por aprender y lograr dominio sobre las circunstancias.

Flexibilidad: se refiere a la capacidad de aprender, pero también de desaprender lo aprendido, para “grabar” en su lugar algo diferente y nuevo.

Seguridad en sí mismo: conducirse con espontaneidad frente a las dificultades, pues es consciente, tanto de sus capacidades como de sus límites.

Paciencia: cualidad indicadora de fortaleza para para mantener bajo control la ansiedad.

Consistencia: relación equilibrada entre lo que una persona dice y lo que hace, cuando lo que expresa con palabras y lo que traduce en hechos concretos guarda una íntima relación.

Coherencia: ser consecuente con los propios valores y demostrarlo con los hechos permanentemente.

Convicción: son las creencias y los valores que están arraigados en la personalidad y de ellas surgen los paradigmas o modelos mentales desde los cuales percibimos la realidad y operamos sobre ella.

Proactividad: significa tomar la iniciativa y que somos responsables de nuestras propias vidas.

Competencias relacionales: muestran el dominio en ambientes sociales.

Inteligencia emocional: es la capacidad de percatarse de los propios sentimientos, así como de los de los demás, y gestionarlos de forma beneficiosa.


Conclusión.

El objetivo principal es que el docente ayude al estudiante a desarrollar sus propios recursos para poder tener una conducta y comportamiento adecuado para con sus relaciones personales. En ello un coach competente debe: tener un conocimiento del contexto en el que tenga que interviene, buenas relaciones personales, nociones de psicología y/o desarrollo personal, y un conocimiento de su fuerza, sus límites y sus bloqueos.


Bibliografía.

Sánchez-Teruel, D. (2013). El coaching pedagógico dentro del sistema educativo: innovando procesos. Revista Intercontinental de Psicología y Educación, vol. 15, núm. 2, julio-diciembre, 2013, pp. 171-191. Universidad Intercontinental. Distrito Federal, México

269 vistas